Entrevista.- La Panasonic Fx50 cuenta que se siente tomar una foto

31 Mar

“Me siento como el pincel del artista”

Con el sonido de los pájaros, un cielo radiante de sol y la ciudad de Caracas de fondo, “Frankie” revela bajo que conceptos fue creada en la tranquilidad de El Ávila.

Carolina Daly

20.154.028

Durante un viaje que decidí hacer el 1 de enero del año 2011 para comenzar un año que espero sea bueno, decidí subir El Ávila, a la altura de loma del cuño, pero no como aventura, o para acampar, como algunos hacen. Sino porque es en esa montaña dónde tomo las mejores fotos que puedo tomar. Sí, soy un fotógrafo que ve, en la naturaleza, un escape. Llevé a mi pequeña Frankie. Única solo cómo ella sabe ser emprendimos aquél camino, largo pero emocionante.

Durante el recorrido pude obtener unas 100 fotos y esperaba llegar a las 250 estando arriba, pero algo me detuvo. Tuve la necesidad de hablar con ella, en aquél aislamiento de todo lo que conocía. El pensar que al fin sabría qué piensa, me exaltaba.

Ella es oscura, a través de sus ojos puedes ver lo que ella ve y se amolda a lo que necesites para obtener exactamente lo que quieres. Simple pero con una visión poderosa. Una mezcla entre lo tradicional y lo tecnológico que dio como resultado un instrumento que lleva conmigo tanto tiempo y ha pasado conmigo tantos momentos, que no se pueden contar.

Pare de caminar y me senté en uno de los bancos donde se detiene la gente a descansar. Tomé mi cuaderno de notas que llevaba en el bolso, un par de fotos más y comencé una conversación que pensé que jamás realizaría, pero estuvo en mi cabeza por mucho tiempo.

–      Hola, desde hace tiempo he querido hablar contigo. Ya son 4 años que llevas en mis manos. Un placer conocerte formalmente.

–      Ya decía yo ¿cuándo ibas a conversar conmigo? Si hasta apodo me tienes, me llamas “Frankie”. Yo tengo nombre sabes, soy una PANASONIC DMC-FX50 –respondió a mi saludo un poco atorrante, esa pequeña a la que, tenía razón, yo la llamaba Frankie.

–      Bueno, es que he tenido mucho trabajo. ¡Tú sabes!, siempre vas a los eventos conmigo y yo sé que te diviertes.

–      Sí, claro. Lo que digas. –nunca pensé que mi cámara fuera arrogante. Quizás es el ego de ser un modelo casi único.

 

 

La brisa soplaba de manera suave y el sol cubría la mitad de la montaña. Se podían ver las nubes, se podía sentir el aire puro.

 

 

El origen de Frankie

Mi Panasonic es un tipo de cámara llamada “puente”. Es un híbrido que surgió por poco tiempo para aquellas personas que buscaban algo más que una cámara digital compacta y menos que las cámaras réflex.

–      ¿Bajo qué concepto fuiste creada, Frankie? –pregunté con curiosidad.

–      Yo soy un puente entre los dos tipos básicos de cámaras, compactas y réflex.

Se dispuso a darme cada detalle de cómo fue construida y trasladada hasta el lugar dónde yo la adquirí. Me contó que se hicieron muy pocas como ella y que no sabe exactamente la razón por la cual dejaron de hacerlas.

–      ¿Fuiste creada para usar accesorios? Siempre has lucido tan simple y completa –dije en modo de halago.

–      Para poder colocarme un lente, necesitas un convertidor. Es posible colocarme lentes, pero no estoy hecha para ello.

Decía la verdad, tuve que adquirir un convertidor para poder aumentar su potencia. Con el lente, puede llegar a un acercamiento mucho más alto que el común.

Lo que siente la herramienta al crear arte

En ese momento me preguntó algo desgarrador, que solo pensar en decirle la respuesta ya pude ver cómo reaccionaba.

–      ¿Quién estaba antes que yo? –dijo mientras su tono se tornaba amenazador.

La verdad si hubo una anterior, expliqué bajando el tono, fue una Canon D-60 pero no se compara en nada a ti.

–      No lo dudes.

–      ¿Qué sientes al tomar una foto? –curioseé.

–      Mucha gente cree que tomar fotos es fácil y terminan comprándome para no saber utilizarme. El tomar fotografías es crear arte. Yo me siento como el pincel del artista. Sin mí, nada podría crearse y sin ti, no podría funcionar. –explicó mientras veía el paisaje.

En ese momento mi cámara esbozó una sonrisa que me causó la satisfacción de saber que hacíamos trabajo en equipo.

–      En un paisaje tan bonito y a ti te dio por hablar conmigo hoy. Vámonos a tomar fotos es lo que es –se expresó casi que en tono de regaño, pero yo, sin dudarlo, le hice caso.

–      Vámonos pues.

Y seguí el camino de la montaña con ella en mis manos. Hasta llegar a la cima, donde me senté a su lado y solo vimos el paisaje por unos minutos. Hasta que la tomé nuevamente y saqué las 250 fotos que buscaba obtener y conocer el pensamiento de esa herramienta que tuve por 3 años pero nunca me atreví a preguntar.

 *Considero este uno de los mejores trabajos que he realizado.. que me dicen ustedes?🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: