La Inquisición (parte I) Las brujas.

5 Aug

Siempre me ha gustado las partes oscuras de la historia, aún cuando se que no me la están contando como REALMENTE fue. Siempre se guardan algo. Es por eso que traigo esta época oscura en el mundo que fue la inquisición. En tres entregas:

– La brujería.

– Torturas de la inquisición.

– Rastros que dejó la inquisición.

 

Para dar un antecedente, en 1.080 la Iglesia consideraba la matanza de mujeres por brujería algo ‘inaceptable’  ya que la creencia pagana de que una mujer podía ser responsable de tempestades, epidemias y otras catástrofes no era aceptada. Esta postura cambio unos 320 años después. En 1400, se camba el significado de ‘brujería’ a algo que la Santa Iglesia Católica pudiera aceptar. La verdad es que, al igual que en nuestros tiempos, habían mujeres que quitaban el mal de ojo o buscaban pareja. Esto menospreciaba, de cierta forma, la conexión entre  la Iglesia  y Dios.

Es así como, manipulando conceptos, llegaron a quemar a más de 70.000 mujeres, solo en Alemania. No se tiene una cifra exacta de la cantidad de mujeres quemadas en el mundo, sin embargo, sabemos que fueron bastantes.

Desde ese momento, ya no se trataba de brujas, sino de ‘herejes’ pero seguiré diciendo brujas.

El proceso era así:

  1. Acusación. A menudo precedía a la acusación una fase de rumores que podía durar años. La acusación podía ser debida a una denuncia de una bruja o brujo que ya había sido detenido, posiblemente bajo tortura. Rara vez se permitía a las presuntas brujas una defensa.
  2. Detención. Las cárceles, en el sentido moderno, todavía no existían, por lo que se mantenía a los presos en mazmorras o torres. Las llamadas torres de brujas que todavía se conocen en muchos lugares, no eran exclusivamente para brujos, sino eran para todo tipo de prisioneros. A menudo eran simples torres de las murallas de la ciudad.
  3. Interrogatorio. Normalmente se distinguían tres fases: el interrogatorio por las buenas, el interrogatorio con explicación y muestra de los instrumentos de tortura y el interrogatorio doloroso, en la que se empleaba la tortura. En los casos de procesos por brujería la limitación a una hora no era respetada, ya que se trataba de crimen exceptum (crímenes excepcionales), lo que exigía una dureza especial. A menudo se empleaban las empulgueras, la rueda, el potro y la bota española. Tampoco se respetaba la regla habitual de que sólo se podía torturar a un preso tres veces y, si hasta ese momento no se había producido una confesión, liberar al preso. En el Malleus maleficarum se recomendaba declarar la retoma ilegal de la tortura son pruebas nuevas como una continuación.
  4. Pruebas a las brujas. Los procesos oficiales no prevían las pruebas de brujas, de hecho estaba prohibido su uso. Sin embargo muchos tribunales en diversos lugares emplearon este elemento. La valoración de las pruebas era tan distinta como su empleo. A veces se empleaban como prueba fuerte, a veces como prueba débil. Las siguientes son las más conocidas:
    • Prueba del agua (judicium aquae, también llamada baño de la bruja), de la que existían dos variantes. Con agua caliente, el acusado debía sacar un objeto del agua hirviendo. Con agua fría, se descendía a la víctima atada a un pozo y si se hundía resultaba inocente (proceso en el que podía morir ahogada).
    • Prueba del fuego (empleada rara vez) agrupa a diversas pruebas en las que la bruja o brujo tenía que andar sobre o transportar hierro candente o meter la mano en el fuego.
    • Prueba de la aguja. Si se encontraba una marca del Demonio, se pinchaba con un hierro. Si la zona sangraba se consideraba buena señal.
    • Prueba de las lágrimas, puesto que se creía que quien ejercía la brujería no podía llorar.
    • Prueba del peso, porque se afirmaba que una bruja o brujo no podía pesar más de 5 kg., ya que tenía que poder flotar (prueba del agua) y volar.
  5. Confesión. A comienzos del Renacimiento, nadie podía ser juzgado sin confesión – lo que también era válido para los casos de brujería. Pero, debido a que se ignoraban las habituales reglas durante la tortura, la probabilidad de obtener una confesión se multiplicaba enormemente con respecto a los procesos normales.
  6. Interrogatorio para obtener cómplices. Ya que según la ciencia de la brujería, las brujas debían encontrarse en aquelarres y por lo tanto una bruja debía conocer a otras. En un segundo interrogatorio se preguntaba a las acusadas por los nombres de otras brujas o brujos, a veces bajo nuevas torturas. Así se alargaba siempre más la lista de sospechosas, ya que, bajo tortura, siempre se acusaba a más personas. El resultado eran procesos en cadena.
  7. Condena.
  8. Ajusticiamiento. Al delito de brujería le correspondía muerte por fuego, es decir, la hoguera, en la que eran quemadas vivas. Como acto piadoso se consideraba el cortar la cabeza o ahogar antes o colgar un saco de pólvora al cuello. (Fuente: La Wikipedia)

Cabe destacar que la mayoría de los “síntomas” que describían de la bruja, eran los síntomas médicos conocidos actualmente para la esquizofrenia mayormente.

– Los Juicios de Salem.

Ahora, uno de los casos más ‘nombrados’ o usados de la Inquisición en películas y obras para demostrar esta época es El Juicio de Salem. (Aquí tienes Thania)

Los Juicios de Salem fueron realizados en varios poblados, no solo la ciudad de Salem sino también la aldea de Salem (no, no es lo mismo), en Ipswich y Andover. Las audiencias preliminares tuvieron lugar en 1692.

Estos pueblitos eran estrictamente puritanos y buscaban evitar a toda costa la ‘ira de Dios’ por lo que su extrema obediencia a las reglas de La Iglesia, puedo concluir, los volvió paranoicos.

Los pueblos se llenaron de chismes acerca de quien era brujo y quien no, y hasta los jueces se guiaron por estas habladurías.

Se cree que se enjuiciaron alrededor de 150 a 200 personas (hombres y mujeres. Pero los condenados, conocidos, fueron 25 personas que murieron ahorcadas. Algunos murieron en prisión y otros en los interrogatorios, como Giles Corey quien se negó a declarar y murió lapidado en un intento de obligarlo.

– Otros momentos importantes en la cacería de brujas:

1.  En Francia, Los Demonios de Loudun (1634), donde un sacerdote es acusado por las monjas y es torturado y quemado.

2. Otro caso, para mí el más representativo actualmente, es el de Juana de Arco, la guerrera que murió por hereje.

3. En Inglaterra, Matthew Hopkins quien se estima perseguió a más de 200 brujas.

4. Italia, Los Benandati.

En un consenso mundial con las actas que se posee de la Edad Media, se ha estimado que la cantidad de muertes en toda Europa fue de 60.000 ejecuciones. Los juicios llevados a cabo se estima que fueron 110.000.

2 Responses to “La Inquisición (parte I) Las brujas.”

  1. Brian N. Rivera December 9, 2011 at 6:45 pm #

    Hola! interezante lo que escribes, tambien puedes hablar sobre los propositos del MK-ULTRA, saludos😉

    • Un cigarrito y un café. January 15, 2012 at 2:21 pm #

      Oye muchas gracias! intersante lo que me comentaste! lo montare la semana que viene. Gracias! y me alegra te guste mi blog!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: