Pontypool, ¿Qué hacer si se infecta el lenguaje?

28 Jul

Pontypool es una película dirigida por Bruce McDonalds en el 2008, basada en el libro “Pontypool Changes Everything”. Con grandes actuaciones y un giro de 360° en lo que se conoce como “película de zombies” o de “infecciones mundiales”, es un film que, en mi opinión,  mantiene el suspenso.

Con un protagonista un poco parecido, físicamente, a Dr House (Hugh Laurie) y un virus que acaba con un pequeño pueblo, se logran 98 minutos de puro terror. Pero no es el típico terror donde salen zombies por todos lados y medio mundo está armado listos para matarlos a todos; es un terror psicológico, con voces, expresiones de los personajes y apariciones sorpresas.

La película está ambientada en Ontario, Canada, en un vieja iglesia que fue transformada en una estudio de grabación de una emisora de radio, comienza con la grabación diaria del programa de Grant Mazzy (el protagonista) y cuando el hombre que habla sobre el tránsito, desde su helicoptero, reporta que se ha formado una protesta en la oficina del doctor del pueblo. Todo lo van explicando en un perfecto orden de infección (por decirlo de alguna manera), hasta que llega el momento donde el virus llega al estudio. Allí comienza la acción.

El virus, en Pontypool, se define como una enfermedad en algunas palabras del inglés que, a los que la dicen, los lleva a la locura, tocando temas como el canibalísmo y la mutilación, los cuales explican mediante llamadas del amigo del tránsito que describe, exactamente, lo que está observando.

Instintos de supervivencia, algunos infectados aparecen y mueren dos frente a nosotros. Se torna lenta cuando explican como funciona el virus. Solo en ese momento, ya que es bastante imposible que las palabras se contaminen.

En conclusión, toda la película en un estudio de grabación, con un hombre con aspecto de vaquero y las personas al exterior, siendo asesinadas por militares. El momento cumbre de la película es cuando Grant Mazzy descubre como combatir las palabras infectadas, a partir de ese momento, hace una transmisión con las instrucciones para curarse. Al parecer, ya era demasiado tarde. Los militares llegaron y estaban matando a todos los infectados. Al oír la transmisión del vaquero estrella, piensan que se contagió ya que hablaba sin sentido y así empezaba a mostrarse el virus.

Cuando te dan a creer que todo se solucionará y Pontypool volverá a ser el frío y solitario pueblo de antes, BUM! vuelan el estudio de grabación, con los protagonistas adentro.

Pontypool se acabó señores. Bruscamente, a mi parecer, pero un final perfecto para una película donde se notaba que el pobre pueblito no tenía futuro luego del virus.

Con escenas impactantes e inesperadas, considero esta película una de las mejores del género del terror. Durante los créditos personas de todo el mundo llaman a la policía para reportar síntomas de comportamientos extraños. Sí, el virus se esparció por el mundo. Excelente toque final.

¿Podrías permanecer sin hablar para salvarte? Yo no.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: